PEQUEÑOS GRANDES DEFECTOS

El hecho de que el motor sea exclusivo de este modelo da como resultado el que algunos de sus elementos no sean fiables. Como dos talones de Aquiles, la inyección mecánica Spica y la bomba de agua lastran el comportamiento de este precioso GT; la una por su fácil deterioro y difícil ajuste, y la otra porque puede desencadenar un fallo masivo de la mecánica.

UNA VERDADERA OPORTUNIDAD

El Alfa Romeo Montreal forma parte del canto del cisne de los grande GT’s de posguerra. Equipado con un motor V8 derivado del montado en el T33 de competición, es un coche que exige delicadeza y cuidados. Uno de nuestros clientes localizó esta magnífica unidad en Córdoba a un precio de ensueño y no dudó en hacerse con ella para disfrutarla; nuestra parte consistió en hacerlo posible.

PEQUEÑOS GRANDES DEFECTOS

Apenas se hicieron 3.700 unidades del modelo, en el cual se hibridaba de manera ciertamente imperfecta el chasis de la berlina 105 y la mecánica domesticada del T33. Cada uno de estos dos elementos son soberbios por separado pero, una vez juntos, el primero no consigue digerir al segundo, un 2.6 litros de 200 CV. Dicho vulgarmente, el Montreal es como un martillo.

Por otro lado, el hecho de que el motor sea exclusivo de este modelo da como resultado el que algunos de sus elementos no sean fiables. Como dos talones de Aquiles, la inyección mecánica Spica y la bomba de agua lastran el comportamiento de este precioso GT; la una por su fácil deterioro y difícil ajuste, y la otra porque puede desencadenar un fallo masivo de la mecánica.

TRABAJO REALIZADO

En este caso, nuestro trabajo consistió en en una revisión y puesta a punto del coche. Su estado de conservación era bastante bueno si bien no nos confiamos a la hora de las comprobaciones.

Fundamentalmente, la inyección Spica estaba necesitada de una restauración por lo que, tras contactar con uno de los tres gurús a nivel mundial, la enviamos a Suiza. Además, reemplazamos el rodamiento de la bomba de agua susceptible de desencadenar el desastre y aprovechamos todo el proceso para aquilatar nuestros conocimientos con respecto a este raro Alfa-Romeo.

  • Búsqueda exhaustiva de documentación sobre el modelo.
  • Inspección y reparación del coche a nivel general.
  • Localización de repuestos y proveedores a nivel internacional.
  • Reparación a cargo de terceros de inyección Spica.
  • Fiabilización mediante especial atención a defectos clave.

El resultado fue un Alfa-Romeo Montreal listo para ser disfrutado y sin expectativas razonables de avería. Con semejante máquina nunca se sabe pero hicimos nuestro trabajo con profesionalidad y esmero y, a día de hoy, cuatro años después de terminado, no tenemos noticia de fallo.

Eso sí, nuestro cliente decidió venderlo una vez comprobado que el Montreal no era para él: Su carácter -el de un GT y en ningún caso el de un deportivo- unido a su enorme consumo de combustible y a las dificultades potenciales de su mantenimiento le empujaron a buscarle un hogar mejor en el extranjero. Precisamente nosotros le ayudamos a intermediar su venta y a lograr el mejor precio posible por él.

Si el visitante quiere saber más sobre esta unidad de Alfa Romeo Montreal, le sugerimos que lea la prueba que publicamos en la revista digital ‘La Escudería’.

MÁS EJEMPLOS...

¿LE GUSTA LO QUE VE?CONTÁCTENOS

Web: Managemotor.es © Copyright - ItalClassic